Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


24 de mayo de 2017

Amalia

Amalia
Creadora de aromas que nacen
de sus manos laboriosas cada
mañana, de cada día, hasta el ocaso.
Y así, como una hormiguita, va y
viene entre trastos y utensilios que
maneja con habilidad sin par.
Ella representa la naturaleza como es,
femenina, seductora al paladar y con
el exquisito y justo punto de amor .
Amalia, degustar lo que crean tus manos
virtuosas, es un privilegio.

Yvette Ruben A



21 de mayo de 2017

A mi paso

¿Dónde se encuentra el arte de vivir?
¿En las ciudades,  en los campos,
 en la naturaleza?
Tal vez sea una fantasía o una actitud.
Personalmente, lo tropiezo en los
detalles que encuentro a mi paso.
Una mirada, una sonrisa, un
“no sé qué”.
Y así, lo cotidiano e inesperado se
convierte en lo más fino de la vida,

EL ARTE.



4 de abril de 2017

Volar


Miro desde mi ventana al infinito y me doy cuenta que
solo la mente puede ir más allá y hacerse eterna, no así
los seres humanos.
No fui hecha para la realidad y es la fantasía que
mantiene mi espíritu y nace de la tierra, de la naturaleza.
Finjo cuando es necesario hacerlo y me acobardo cuando
percibo que estoy pisando suelo.
Volar es para mi una condición natural, aunque las
alas estén partidas y quebrantadas.


El esfuerzo para elevarme será mayor cada vez, contra
el tiempo que acecha y corre velozmente.
Seré eterna en mi espíritu y nada hay que me detenga,
porque este vuela sin permiso, sin obligaciones y es
autónomo.
La arrogancia es muy lejana a mi sentir y de la mano,
llevo la sencillez que se confunde con el esplendor de
mi expresión y agradecimiento a la vida.
Hasta donde se le permita al espíritu hablar y
soñar, allí llegaré.
Ando con poco equipaje, mis alas ya no pueden con
tanto peso. Descubrieron que sin haberes ni deberes,
todo es mas fácil y hermoso.
El sentir no depende de nadie y no hay fuerzas ni
muros que puedan detenerlo.
El desprendimiento será lento hasta alcanzar altura
y reunirme con el ave mayor; mi propio ser. 



29 de marzo de 2017

Mi ciudad

Cuando la ciudad se desordena la paciencia es una virtud


17 de marzo de 2017

Hoy




Hoy, 18 de Marzo,
hace una historia que llegué al mundo.
Traje conmigo dos lunas llenas según mi madre. 
Decía que iluminaron la casa y nunca se cerraron;
 eran mis ojos.
Con el paso del tiempo son ahora dos medias lunas,
más tranquilas porque miro con el alma,
la que está escondida.
Ella ve el ruiseñor que canta y las gotas de lluvia como diamantes.
Percibe el aroma de las flores y las madrugadas frías
 con tibieza de
amor.
Va detrás del caminante de la tierra y ve su cansancio y su riqueza.
A veces, la vida le entorpece el pensamiento 
y en el silencio del cielo que cubre la noche,
 sueña con las fantasías que el día traerá.

No necesita nada más que el amor y lo busca 
por senderos donde alguien pasó algún día, 
dejando su huella al andar.

Sabe de jazmines y de azahares también.
Con su aroma fue amamantada y todavía conserva el sabor
 de su exquisita miel.

Algunos amigos se van y nuevos llegan a hacerle compañía,
 a ofrecer amor.
El tiempo se agota y algún día dejará de volar
 y será otro ruiseñor quien
vendrá a cantar aquí,
 a mis amigos,
el amor y a la amistad.
Las gracias están en el aroma,
 en la nostalgia del aire.

Yvette Ruben Cheres Picciotto Crespi

Así me llamo.