Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


5 de abril de 2010

El Amarilis y yo



 Amarilis, es una flor que uso cuando tengo el corazón encendido, y a la vez, coqueta ella, florece para mi deleite.
A veces la dejo en su maceta, y disfruto cada instante en que la miro. En otros momentos, decido jugar con ella como con una joya preciosa.



















Arreglo de mesa:








 LA FLOR ESCARLATA


Florece dos veces al año, majestuosa, orgullosa de su color rojo intenso,  se abre lentamente porque sabe que estoy a la espera.
La comparo con aquellas personas que no sonríen casi nunca, pero cuando lo hacen parece que el cielo se cubriera de estrellas en ese instante.
Ella sabe que no pertenece a las siempre vivas, tampoco florece continuamente.

Es consciente que su misterio es debido a la espera y al placer que me produce cada seis meses cuando paso por la ventana y la veo sonreír con ese tono rojo escarlata.
Su color y hermosura cambia con las horas; del rojo intenso a las tres de la tarde en un día de sol, pasando por el tornasol al rojo dramático de la noche cuando su piel exótica parece un terciopelo para vestir reinas.
La naturaleza y la vida son una sola.

Yvette Reuben Alfandary

No hay comentarios.:

Publicar un comentario