Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


15 de abril de 2010

Los libros

La existencia de los libros en mi vida es tan natural, como si fueran parte de mi vestuario. Hay de todo tipo; de pasta dura y ostentosa, discretos y tranquilos, de aspecto dramático y misterioso; como esas personas que tienen un enigma, que uno quisiera atravesarles la piel para ver que hay detrás.
Están los seductores; por su color y elegancia, sin pretensión. De ésta manera, la biblioteca está compuesta de una familia, donde conviven toda clase de caracteres. Los preferidos, los acaricio con amor y el olor casi que me revela su contenido. Me encantan los que están en la mesa de noche, vigilando mi sueño y otros, que tal vez no los voy a leer nunca, pero me causa placer tenerlos.
Es una realidad aceptar, que a algunos solo los llega a acariciar el polvo acumulado del tiempo, la luz del sol y la indiferencia.
Amo mis libros y les doy el lugar que se merecen. Juego con ellos, me envuelvo en historias que me quitan el sueño, me transporto a otras épocas y me identifico con sus heroínas de pasados ardientes… me enamoro y me desenamoro en un día.  
Llega lo inevitable, las épocas en que los ignoro, necesito tiempo. No logro entender, como ellos mismos cambian de puesto, se acomodan, y plácidos, me esperan… hasta volver a comenzar…
Yvette Reuben Alfandary                                                                      Foto: Hernán Díaz

2 comentarios:

  1. Yvette: ¡Has trabajado mucho desde el último día que lo visité!
    Tu jardín es maravilloso y está perfectamente reflejado en tu blog.
    Es como si realmente te pasearas por él, recorriendo el blog.
    No sé si me explico.
    La fragancia y frescura a hierba mojada y flores se transpiran mientras se leen tus frases y sentimientos.
    ¡Felicidades!
    En el argot informatico te puedo decir que ya eres una gran "blogera".
    Con cariño
    Josep

    ResponderEliminar
  2. Josep: Artistas sensibles como tu, son los que crean las blogueras...
    Lo que dices es muy bello y halagador, especialmente cuando me haces saber, que puedo transmitir fragancias y frescura.
    !Gracias!

    ResponderEliminar