Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


12 de febrero de 2013

La pintura de Fernando Dávila



Qué se podría  decir sobre un artista cuando su obra
es suficiente presentación?.
Fui a visitar su estudio y me encontré con un ser
que emana de sí ARTE.
Su voz musical, sus movimientos delicados y sensuales
como las líneas de sus cuadros.
Fernando pinta la realidad y para él, esa realidad es el amor,
la unión de pareja, el trance, el despertar, el traspasar el más
allá a donde todos iremos.
Encontró en el mar la dicha de vivir y siendo daltónico, es el
mar quien le enseña los colores de la vida, la que veía
en blanco y negro.
Como lo cuenta, después de recibir sus anteojos con una luna
en rojo y otra transparente, comenzó a ver de nuevo.
Recorrer una vez más los museos y reconocer los  grandes maestros le era alucinante.
El impacto fue estremecedor y entró en una orgía de color
fuerte y desordenada.
Hoy veo en su estudio el mar reflejado en las mujeres que pinta con devoción, en los ambientes cálidos y luminosos, en su propio estudio.
Fernando y el ambiente en el que pinta y vive, es una más de sus obras.
Despedirme no fue fácil, necesitaba más tiempo para sentirme sumergida en su obra y quizás, ser parte de ella.
En la vida hay que soñar para recibir y sueño en verme eternizada en una de sus telas, sometida al mundo mágico de sus gafas rojas.

Yvette Ruben Alfandary






































4 comentarios:

  1. Gracias Juan por tu comentario en una maravillosa palabra.
    Yvette

    ResponderEliminar
  2. guau estoy muy emocionada de leer palabras con tanto sentido y belleza sobre un Ser a quien admiro profundamente por su talento, sensibilidad, pasion y belleza en todo el sentido de la palabra
    Un ser hermoso que ha dedicado su vida al arte de vivir en un mundo que algunos podemos intuir su inmensidad.
    Mi Fer te admiro y me enorgullezco cada vez que escucho lo que los demas captan

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mónica, me alegra saber que logro transmitir mis pensamientos. Si, es admirable la obra
    de Fernando y más que talento hay en ella una fascinante y recurrente admiración a las mujeres.
    Su mundo es profundo y enigmático, eso sentí al momento de entrar a su estudio.
    Agradezco de nuevo tu comentario y te invito a ser partícipe en mi blog.
    Un abrazo
    Yvette

    ResponderEliminar