Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


19 de enero de 2015

LA CASA ENCANTADA


Árboles vestidos de liquenes como ancianos
de barbas largas, cargados de sabiduría, vigilan
la casa día y noche.
Sus siluetas bailan con el viento y me remontan

a los cuentos de antaño, de  duendes y fantasías.
Con su apariencia de siglos, son el legado de alguien que cumplió a cabalidad sus sueños.




El tejado y las chimeneas recuerdan tiempos con mañanas y atardeceres fríos, invitando al recogimiento.
Los arcos de la terraza, enmarcan lo que quizás fueron
grandes salones de encuentros y festejos.

Se respira paz y perfume de azahares cuando los naranjales
florecen al caer la tarde y los verdes se tornan dorado añejo.
Hay algo sorprendente y amable que atrapa los sentidos que hace no desear salir del encanto.
Los años no logran borrar las huellas de un pasado
en el que la vida transcurría en paz con la naturaleza y su
hermoso lenguaje.

El arte de vivir.

Yvette Ruben A








4 comentarios:

  1. Espectaculares fotos. Se ve la magia y el encanto del artista.
    Qué belleza de cuento narrado en imágenes

    ResponderEliminar
  2. Gracias Daniel por tu comentario y sensibilidad para
    apreciar la belleza y la narración.

    ResponderEliminar
  3. Preciosos paisajes y perfecta narración.

    ResponderEliminar
  4. Gracias José María, tus comentarios
    son valiosos.

    ResponderEliminar