Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


9 de junio de 2015

Mi ciudad




Mi ciudad es inquieta e inconforme.
El sol y la lluvia compiten por el liderazgo y las flores temerosas se refugian
Agoniza y resucita varias veces al día, entre el caos del tráfico y la intolerancia de sus gentes.
Dicen que es atractiva porque se la pasa de rumba en rumba todas las noches, mientras el alcohol se deleita matando neuronas.
Perdió su belleza hace mucho tiempo y tiene la cara agrietada y manchada.
Malgastó su sensualidad a punta de estar acompañada de edificios mal concebidos.
La tala de su cabellera verde es una constante que permite se vea más grotesco su maquillaje.
Sin embargo, me gusta mi ciudad; es déspota, políglota, golosa, temperamental, no cede ante el maltrato. Sigue campante y orgullosa de lo que fue y tiene cierta envidiable dignidad.
Cuando viajo, extraño su olor, el amanecer y los pájaros, las granizadas, los ruidos callejeros y el desconcierto urbano; así lo llamen, arte callejero.
Yvette Ruben A


















2 comentarios: