Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


5 de septiembre de 2015

De nuevo Ana Mercedes Hoyos

Querida Ana Mercedes;
quisiera robarle bonitas palabras al viento
para decirte cuanto te extraño.
Cómo no extrañar tu rebeldía y tu hablar
consecuente e inconsecuente a la vez.
Cómo no extrañar las hermosas historias
que me relatabas antes de llevar tu pincel
al lienzo, cuando todavía eran figuras y formas
que salían a tropel de tu cabeza.
Como no extrañar lo inolvidable; ese descarado
reto hacia la vida que te acompañaba siempre.
Fui tu oyente cuando más lo necesitabas, antes
y después del éxito.
Tus palabras, tu concepto sobre la verdadera amistad
eran tan firmes, como la fuerza de tus manos cuando
te enfrentabas a la tela en blanco.
Curiosamente, siendo amigas incondicionales, nunca
te dije Anamer.
Para mi, eras Ana Mercedes.
Te llevas de mi uno de mis mundos, aquel
en donde se decía todo y primaba el humor y el afecto.
Algo me queda, es verdad. El privilegio de haber tenido tu amistad y la compañía de tus girasoles, lagunas, atmósferas…
La vida sin ti, tendrá otro color.
Tu amiga
Yvette Ruben Alfandary




1 comentario:

  1. Si bien fue grande como artista, mucho mas grande fue como persona

    ResponderEliminar