Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


6 de octubre de 2015

El ave presa

Cuenta la leyenda, que el rey tenía un ave hermosa,
de plumaje en colores brillantes y sedosos.
Era celoso y egoísta, la exhibía en sociedad como una joya
muy preciada.
El ave, resignada, sonreía complaciente aunque su alma permanecía sola, siempre esperando algo desconocido
que la sacara de su estado moral.
Un día, llegó a la comarca un joven sencillo, sin lujosas vestiduras.
Lo único que tenía de valor era su alma; sensible
y amorosa.
Posó sus ojos en ella y quedó fascinado con el brillo que emanaba su presencia.
Todos los días la pensaba y solo una vez a la semana se atrevía a  acercarse al palacio con el pretexto de alimentarla.
Ella comenzó a esperar ese día con inquietud.
Sus ojos brillaban aún más que el plumaje; la ansiedad la delataba, iba de un lado a otro sin razón.
Con el tiempo, nació el amor y un día, no se sabe cuando, voló muy alto sin regresar jamás.
Nadie supo que la aguardaba un nido hecho con hilos de seda y oro, y el amor que nunca conoció.
Moraleja: aprecia lo que tienes o alguien lo hará por ti.

 Yvette Ruben A

1 comentario:

  1. No es un cuento, en la realidad sucede muchas veces.
    Por ello, es más preciado lo que se pierde que lo que se puede hallar.

    ResponderEliminar