Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


6 de octubre de 2016

Huracán Matthew

Desde mi ventana, esperando
el huracán Mattew,
bestia de cabeza y cola
y un solo ojo.

El mar ruge
y las olas se agitan invadiendo la playa.
Oleadas de espuma blanca que
brilla en la oscura noche.
Me atemoriza la incertidumbre,
la impotencia con que la naturaleza
somete al hombre.
La luna se ha guardado y el espacio
aún está en calma.
Hay un silencio extraño, como si
las horas se detuviesen esperando
la furia que llega.
El paso del tiempo es lento, vengándose
del descuido y prepotencia que
nos ciega una vez termine todo.
Sabemos hablar y no escuchar.
Cierro los ojos y oigo cada lamento
que por ahora, es un arrullo que recién
nace y será un grito brutal.
No cuidamos nuestro planeta y a la
menor protesta, nos escondemos
con cobardía y luego olvidamos.


La amenaza se hace realidad.
Las nubes bajan y comienza
la lluvia.
Es medio día y parece un atardecer
sombrío, sin pronóstico.
Por momentos hay tranquilidad y
esperanza, el sol de nuevo brillará.


Siempre hay una enseñanza:
“Las palmeras, humildes y flexibles,
agachan sus cabezas ante el vendaval
y siguen en pie.
El roble, en su soberbia, se quiebra
en dos ante cualquier fuerza que no
pueda controlar.”


Cae la tarde y es casi noche...
Soy el mar






1 comentario: