Café Poema

Cuando los sueños se convierten en poesía…


20 de agosto de 2018

El loco

Me preguntáis cómo me volví loco.
El caso ocurrió como sigue:
En tiempos muy remotos, mucho antes
que muchos dioses hubiesen nacido, 
desperté de un profundo sueño y noté,
que todas mis máscaras habían sido robadas.




Si, las siete máscaras que había confeccionado
y usado toda la vida-; y, por calles atestadas de gentes, sin ninguna
de mis máscaras, corrí gritando:
“¡Ladrones, ladrones, malditos ladrones!”
Hombres y mujeres se rieron de mi, y muchos se refugiaron en sus casas, de miedo a mi.




Y cuando llegué a la plaza de mercado, un joven que se hallaba en la azotea de su casa,
señalándome, gritó: “¡Es un loco!”
Alcé los ojos para ver quien era el que hablaba, y fue cuando el sol por vez primera, 
bañó mi rostro desnudo.
Por primera vez, el sol bañó mi rostro desnudo,
y mi alma hinchóse de amor por el sol,
y no volví a sentir desde entonces, 
ningún deseo por mis máscaras.
Y como en un éxtasis , grité:
“¡Benditos, benditos sean los ladrones 
que robaron mis máscaras!”.

Es así como me volví loco.
Y encontré entonces tanta libertad como seguridad en mi locura:
 la libertad de la soledad y la seguridad
de no ser nunca comprendido pues aquel que nos comprende
esclaviza alguna cosa de nosotros.
El Profeta – Khalil Gibrán

1 comentario: