16 de febrero de 2018

Almas

Cuando liberamos nuestras almas
no existe tiempo ni espacio.
Es otra dimensión 
donde entre astros luminosos 
me ofreces tu vida y tu todo.
Cuánto amor tienes para darme 
entre las rejas que me aprisionan.
Cuánto delirio y pasión nos consume
mientras la tarde decae 
en brazos de las sombras.
Me pierdo en ti y en la pasión,
casi que suplicando me atrapes la vida.
Mucho y todo me queda aún por darte
hasta que sucumbas en el alboroto 
de mi desquicio.
Y aún estás en mi con tu perfume,
con la mano que acaricia 
y el beso que emborracha
queriendo seas, mi eterno enamorado.